Para muchas personas, la cafeína es botón de “start” en las mañanas, sin el cual, no pueden arrancar. Estos estudios demuestran como la cafeína aumenta la capacidad de nuestra memoria.

¿Has visto cómo el ánimo de algunas personas depende de si ya tomaron café o no? Es una interesante dependencia.

Lo curioso es que muchas personalidades, entre ellos el director Ken Burns, el autor de bestsellers Michael Port, las celebridades, Jennifer López, Naomi Campbell, Jim Carrey, por nombrar algunos, han decidido no tomar café, por sus efectos secundarios.

Sin embargo, Florian Koppelstätter, experimentado médico y radiólogo en la Universidad Médica de Inssbruck en Austria, ha llevado a cabo algunos estudios que demuestran cómo la cafeína aumenta la capacidad de nuestra memoria.

Logramos demostrar que la cafeína estimula una función cerebral más alta por medio de sus efectos en distintas áreas.

El Dr. Koppelstätter y sus colegas usaron imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) para determinar los efectos del consumo de la cafeína en la activación del cerebro en una investigación que se enfocó en el análisis de la memoria a corto plazo.

la cafeína aumenta la capacidad de nuestra memoria

La memoria de trabajo, también llamada memoria operativa, es el conjunto de procesos que nos permiten almacenar y hacer uso temporal de la información para llevar a cabo tareas cognitivas complejas, como la comprensión del lenguaje, la lectura, operaciones matemáticas, entre otras.

Esta memoria operativa representa el tipo de actividad cerebral que se necesita para recordar cosas por un corto período de tiempo.

El Dr. Koppelstätter lo explica de una forma fácil:

“Es como cuando buscas un número de teléfono en la guía y almacenas el número hasta que lo marcas en tu teléfono”.

Cómo la cafeína aumenta la capacidad de nuestra memoria

Los estudios se realizaron utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (IRMf) para proporcionar exploraciones de la actividad cerebral con enfoque en la memoria a corto plazo.

El equipo de investigadores mostró a los voluntarios una secuencia de imágenes que sólo contenían las letras A, B, C y D.

Luego se les preguntó si la letra que estaban viendo en un momento específico, era la misma que contenía la penúltima imagen que habían visto.

la cafeína aumenta la capacidad de nuestra memoria

 

Se les pidió a los participantes que respondieran tan rápido como pudieran. Durante este estudio, los investigadores dividieron a los participantes en dos grupos, sin que estos supieran.

Los voluntarios del primer grupo recibieron 100 mg de cafeína, aproximadamente equivalentes a dos tazas de café.

Los voluntarios del segundo grupo, recibieron la misma cantidad de una bebida que parecía café, pero no era. Esta “bebida placebo” no contenía cafeína.

El grupo de participantes que ingirió cafeína demostró en promedio mejores habilidades relacionadas a la memoria de corto plazo, y sus tiempos de reacción fueron significativamente mejores que los tiempos del segundo grupo.

El análisis fMRI mostró una actividad incrementada en las regiones cerebrales ubicadas en el lóbulo frontal, donde se ubica una parte de la red de memoria de trabajo, y en la corteza cingulada anterior, la parte del cerebro que controla la atención.

la cafeína aumenta la capacidad de nuestra memoria
Corteza cingulada anterior.

En la “condición de placebo”, los voluntarios no mostraron cambios en los patrones de activación de la prueba anterior.

La cultura general asocia al café con la energía necesaria para “encender motores”, pero estos estudios están demostrando cómo la cafeína aumenta la capacidad de nuestra memoria.

Lee también: Café, un arma poderosa de Neuromarketing

 

La temperatura influye en nuestra percepción

Pareciera ser que la temperatura de los estímulos que recibimos, tienen que ver con la percepción que tenemos de las personas que nos rodean, independientemente de si dicho estímulo está directamente relacionado con las personas o no.

En otro estudio similar, el doctor Lawrence Williams de la Universidad de Colorado, y John Bargh de la Universidad de Yale, le dieron un café caliente al primer grupo, y una bebida fría de café al segundo grupo.

Luego se les pidió que evaluaran la personalidad de una persona ficticia basada en un set de información, para lo cual se les pidió que asignaran una puntuación en varias cualidades personales.

El grupo que recibió el café caliente, le dio mucha más puntuación en la característica de “cálido” a la persona que evaluaron, comparado a las puntuaciones que dieron los participantes que recibieron la bebida fría.

Entonces, los datos claves para las marcas es que la cafeína detona actividades cerebrales asociadas con la memoria, y la temperatura de un estímulo, en este caso, del café, influye en la percepción que una persona tiene de las personas y marcas que le rodean.

Claro, estando conscientes de que la cafeína en exceso tiene efectos secundarios, te recomendamos una ingesta moderada.

Si bien la cafeína aumenta la capacidad de nuestra memoria, la dependencia puede traerte consecuencias a largo plazo.

Consultor de Marketing Digital y Branding. Apasionado por el Neuromarketing y la tecnología que está cambiando la forma en que nos comunicamos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.