El estrés en el trabajo debería ser la excepción y no la norma. Pero hay un secreto para rendir al máximo y encontrar la realización en tus proyectos: identificar tu zona óptima.

Cuando oímos la expresión “máximo rendimiento”, muy probablemente pensamos en alguien que rutinariamente opera bajo un intenso estrés en el trabajo o profesión.

Pensamos en deportistas, abogados, astronautas.

Pero en su innovador libro The Leading Brain, los investigadores Friederike Fabritius y Hans W. Hagemann ofrecen una perspectiva más matizada de lo que significa tener un máximo rendimiento

estrés en el trabajo
The Leading Brain, Poderosas estrategias basadas en la ciencia para alcanzar el máximo rendimiento.

Para Fabritius y Hagemann, el rendimiento máximo no necesariamente significa prosperar en medio de un intenso estrés

Más bien significa encontrar tu zona óptima, la cantidad justa de estrés (o, usando su término, “la cantidad de excitación”) que te permita funcionar a tu máximo nivel.

Si eres del tipo de personas que sobresale cuando un colega llama para reportarse enfermo y tiene que tomar su lugar en una presentación, y produces tu mejor trabajo bajo la presión de plazos ajustados, entonces tu nivel óptimo de estrés es alto. 

Si por el contrario, prefieres trabajar en un entorno altamente controlado y te sientes abrumado por los cambios de último minuto y la presión intensa, entonces tu nivel óptimo de excitación es bajo.

 

¿Se ha normalizado el estrés en el trabajo?

En los entornos laborales tan ajetreados en que vivimos, la presión y los eventos inesperados parecen ser la norma.

Algunos gerentes parecen tener un enfoque apagallamas en su modelo de liderazgo. Es decir, sus estrategias se basan en un gran porcentaje, en responder a lo que está haciendo la competencia.

Y el talento se está incorporando bajo esa premisa de falta de estrategia propia. ¿Has notado cómo en las ofertas de empleo pareciera haberse normalizado el requisito de “acostumbrado a trabajar bajo presión”?

Este artículo de la revista jurídica IDC, aporta un enfoque de género al estrés en el trabajo y aporta alunos datos preocupantes sobre la situación laboral en México.

Todo esto nos lleva a preguntarnos hasta qué punto es normal esa “hipertensión laboral».

Creo que todos estamos de acuerdo en que la presión y el estrés en el trabajo son necesarios. 

Pero en un entorno donde constantemente se vive bajo presión, se debe revisar si la empresa tiene objetivos claros y procedimientos que generen un entorno productivo.

Recuerdo que un amigo que ingresó a trabajar en una corporación respetable, me contaba cómo en su nuevo entorno laboral, toda solicitud seguía un protocolo, y se atendía con base en una planificación de trabajo, por lo que nada se pide de forma urgente, pero todo se entrega a tiempo.

Y no es que esta empresa nunca tenga que gestionar situaciones estresantes. Más bien, dicha entidad ha logrado inculcar una cultura de trabajo en equipo en la que todas las personas trabajan por fines comunes, y se trabaja respetando los calendarios de cada departamento.

 

¿Por qué las reacciones de la gente al estrés varían tanto?

En este tema también debemos analizar por qué cada persona reacciona diferente a los mismos niveles de presión.

Para responder esa pregunta, podemos incluso abordarlo desde un punto de vista bioquímico.

estrés en el trabajo

Existen unos neurotransmisores que juegan un papel importante en nuestro rendimiento y en nuestro nivel de excitación. En general, pensamos que mientras más estrés soportes, mejor trabajador serás.

Pero contrario a la creencia popular, sólo porque alguien no puede tolerar la presión, no significa que no sea capaz de rendir a un máximo nivel.

Simplemente significa que debe encontrar unas condiciones lo suficientemente estables y calmadas que les permitan rendir a su máximo potencial.

Y esas condiciones serán diferentes para cada persona.

Entonces, en vez de tratar de combatir tus características biológicas, deberías estar consciente de tu zona óptima, tu “sweet spot” el nivel ideal de estrés en donde puedes dar lo máximo de ti.

 

¿Cómo encontrar tu zona óptima de estrés en el trabajo?

Si aún no logras gestionar el estrés de tu trabajo, puedes crear tu zona óptima de presión al solicitar cambios en tu trabajo, o colaborar con colegas para aumentar o disminuir la cantidad de presión.

Los autores de The Leading Brain sugieren que el ejercicio puede ayudar. Si eres un trabajador con poco estrés, haz ejercicios relajantes como caminar y yoga para mantener bajo tu nivel de estrés. 

influencia de la mente

Si eres un trabajador con mucho estrés, puedes aumentar tus niveles de neurotransmisores participando en entrenamientos de alta intensidad, deportes competitivos y otras actividades que hacen latir tu corazón.

 

La zona óptima de estrés en tu equipo de trabajo

Pero esa zona óptima no depende sólo de ti. Si eres un gerente o tienes gente a tu cargo, conocer las zónas óptimas de los miembros de tu equipo es clave para maximizar la productivadad de cada persona.

Toma nota de cómo cada persona afronta sus tareas pendientes. Observa sus reacciones a las solicidudes urgentes de otros departamentos o de los clientes.

Cuando tienes esa información de sus zonas óptimas, puedes ajustar el ambiente de trabajo y delegar las tareas con base en las condiciones que hacen que cada persona sea más productiva.

Por ejemplo, cuando un proyecto parece estarse derrumbando y la fecha límite está a la vuelta de la esquina, puedes acudir a los miembros que reaccionan mejor al estrés en el trabajo.

Pero si hay una tarea rutinaria y tediosa que está destinada a entregarse a un plazo no muy exigente, puedes emplear a tus trabajadores que funcionan mejor con bajos niveles de estrés.

Aquí es necesario hacer una observación. La baja tolerancia al estrés no necesariamente significa que un miembro es menos útil. Significa que pueden dar lo mejor de sí mismos cuando los factores externos e internos están controlados.

 

El día que Cristiano ayudó a gestionar el miedo en Portugal

Cristiano Ronaldo es un líder nato que sabe gestionar situaciones de mucha presión. Pero en la selección portuguesa hay un jugador que puede dar su óptimo nivel de rendimiento en situaciones más controladas. Se trata de Joao Moutinho.

En un infartante partido contra Polonia, Joao había pedido no ser tomado en cuenta en la tanda de penales porque tenía miedo de fallar. Pero Cristiano lo animó a gestionar su estrés, y aquí te mostramos cómo terminó esta historia:

 

Conocer la zona óptima te hace mejor líder

Esta práctica de conocer las zonas óptimas de tu equipo es útil no sólo para delegar funciones de forma más efectiva, sino también para personalizar tu comunicación de tal manera que sea compatible con las capacidades de cada individuo.

Por ejemplo, las personas con baja tolerancia al estrés en el trabajo, requieren que les des todos los detalles y los contextos de la información.

De igual forma, las personas que manejan altos niveles de estrés requieren que les des objetivos claros, de forma breve, enfatizando la urgencia de la solicitud.

La comunicación adecuada puede encender los neurotransmisores que harán que cada persona rinda a su máximo potencial.

Tener este conocimiento te empodera para sacar el máximo rendimiento de tu trabajo, de tu equipo y te hace tener una vida laboral más satisfactoria.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.