Luego del convulsionado 2020, ¿es posible preparar tu mente para los propósitos de año nuevo?

 

En este inicio del 2021 empezamos a desempolvar los propósitos y los “este año sí” que teníamos a penas hace 12 meses, muchos de los cuales tuvieron que cambiarse, cancelarse o en el mejor de los casos, ponerse en pausa por algunos meses.

Como dice el polémico cantautor Ricardo Arjona: “al 2021 no le queda más que ser un mejor año que el 2020”. En cualquier otro año, sería fácil tildar esas palabras de optimismo empalagoso.

Pero ante la realidad de un 2020 que no nos dejó de sorprender ni un mes, es importante que nos preparemos mentalmente para afrontar las metas y resoluciones en un 2021 que se pinta prometedor, pero que también tiene pinceladas de incertidumbre.

Preparar tu mente para los propósitos de año nuevo

Así que en este artículo, te compartimos algunos datos y tips que te ayudarán a tener una mejor actitud y preparar tu mente para los propósitos de año nuevo:

 

Casi el 90% de los propósitos de año nuevo fallan

La corteza prefrontal (CPF) es la parte de nuestro cerebro, justo detrás de la frente y los ojos, responsable del pensamiento abstracto, el análisis de los pensamientos y la regulación del comportamiento.

 

Robert Sapolsky, neurobiólogo de Stanford, cree que el trabajo principal de nuestra CPF es animar al cerebro a hacer las cosas más difíciles. Pedir la ensalada en lugar del bistec, ir al gimnasio cuando tus amigos están en la fiesta, comenzar con ese proyecto con el que has estado soñando aunque sea más fácil posponer las cosas, etc. El “Lo haré, no lo haré y Quiero” que comprenden la fuerza de voluntad se basan en diferentes partes de la CPF.

Pero esta corteza prefrontal se ocupa de muchas otras funciones además de nuestra fuerza de voluntad para hacer o no hacer determinadas cosas. 

Por otro lado, estaremos fuera de forma si sólo nos fijamos propósitos durante la época de año nuevo.

 

Comienza sabiendo que tu fuerza de voluntad es limitada

Puedes preparar tu mente para los propósitos de año nuevo, entendiendo la fuerza de voluntad como un músculo en tu cuerpo. Si lo ejercitas mucho, “el músculo de la fuerza de voluntad” se cansará.

Pero la fuerza de voluntad puede ser ejercitada. Se ejercita cuando nos fijamos metas gradualmente, es decir, empezando por pequeñas metas fáciles de cumplir, que se constituyan en escalones para alcanzar propósitos cada vez mayores.

Usualmente los entrenadores de gimnasios (o para ponerlo en contexto 2020, de Youtube) empujan a las personas a ser disciplinados, a no parar hasta terminar una determinada rutina.

Pero el entrenador australiano Daniel Bartlett tiene un approach diferente. En sus videos constantemente invita a las personas a tomar descansos, a usar mancuernas menos pesadas, su sistema de entrenamiento parece girar en torno a la idea de que “lo importante es progresar, no ser perfecto”.

Y esto también me recuerda a la frase de Casey Neistat, el Padrino de los Youtubers: “Never let perfection get in the way of productivity”.

 

Tu fuerza de voluntad necesita energía

Un experimento en 2007 halló que los estudiantes que ayunaron por tres horas antes de llevar a cabo tareas de autocontrol tenían niveles de glucosa significativamente menores que aquellos estudiantes que ayunaron, pero no tenían que llevar a cabo tareas de autocontrol.

Un hallazgo interesante es que al ejecutar una tarea que requería autocontrol, los niveles de glucosa en la sangre bajaban significativamente, y a la vez, el bajo nivel de glucosa era un factor para un rendimiento pobre en tareas subsecuentes que también requerían autocontrol.

Pero precaución. Esto no debe interpretarse como que tu organismo necesita un exceso de glucosa para que tu cerebro funcione óptimamente. Esta infografía de Diabetes Juntos x Ti muestra la ingesta de glucosa en personas con y sin diabetes.

preparar tu mente para los propósitos de año nuevo

 

Preparar tu mente para los propósitos de año nuevo, o más bien, EL propósito.

Mientras más larga sea tu lista de resoluciones de año nuevo, más probabilidades tiene de fallar. 

Nuestra corteza prefrontal parece tener una capacidad limitada para administrar la fuerza de voluntad si nuestros propósitos son muchos.

En 2002, unos investigadores de la Universidad de Albany, (Nueva York) pidieron a dos grupos de participantes que escribieran sus pensamientos. Al primer grupo se les indicó que no pensaran en un elefante blanco mientras escribían.

El hecho de recibir indicaciones mientras se está ejecutando una tarea, aumenta la carga cognitiva y el estrés en la corteza prefrontal.

Luego, a ambos grupos se les pidió que participaran en una prueba de sabor de cerveza, con la indicación de que luego deberían conducir un auto.

Uno de los hallazgos más significativos es que el grupo que recibió las indicaciones complejas ingirió mucho más cerveza que el grupo que recibió indicaciones sencillas.

Esto llevó a los investigadores a inferir que una corteza prefrontal estresada, no toma buenas decisiones.

En otras palabras, el área del cerebro que se asocia a la fuerza de voluntad tiene un mejor rendimiento con un número menor de propósitos.

Es más probable que tengas éxito si te enfocas en un propósito de año nuevo que si te propones 10 metas.

 

Nos toma entre 28 a 254 días para cambiar un hábito

Pero cuando te encuentras esclavo de un hábito poco saludable, es probable que tus ganglios basales sean los culpables. 

preparar tu mente para los propósitos de año nuevo

Tus ganglios basales son una región cerebral asociada con funciones motoras y no motoras y  es responsable de almacenar hábitos, rutinas y respuestas automáticas. 

Cuando los comportamientos, como conducir un automóvil y cepillarnos los dientes, se incrustan en la región de los ganglios basales más inconscientes, nos liberamos para usar funciones cognitivas más conscientes y de orden superior que viven en la corteza prefrontal.

Pero, ¿qué sucede cuando nuestros hábitos no son buenos para nosotros? La única forma en que podemos cambiar un mal hábito es que la corteza prefrontal, o la parte pensante del cerebro, anule la actividad de los ganglios basales. 

Para hacer esto, los investigadores han descubierto que la autoafirmación es la clave. Cuando somos capaces de reconocer nuestras cualidades, nuestro cerebro libera la serotonina química que es esencial para el correcto funcionamiento de la corteza prefrontal. 

¿Qué significa todo esto? Al dedicar tiempo a reflexionar sobre las cualidades que te gustan de ti mismo, tu cerebro está mejor preparado para dejar un hábito dañino en favor de uno más saludable.

 

Fallarás

Y está bien. 

Ninguno de nosotros es perfecto y, en ocasiones, la vida se interpondrá en el camino de nuestras metas. Cuando esto suceda, no lo uses como excusa para abandonar toda esa buena intención. 

Vuelve a subir a ese caballo y empieza de nuevo. Algunas investigaciones indican que generalmente fallamos entre siete y doce veces antes de que finalmente logremos una meta.

Este último aspecto nos regresa a la primera idea: sólo el 10% de los propósitos de año nuevo son cumplidos, pero si puedes volver a intentarlo en el 100% de tus resoluciones.

 

Esperamos que estas ideas te ayuden a preparar tu mente para los propósitos de año nuevo y que tengas un 2021 lleno de metas logradas. ¡Feliz año!

 


Main photo by Marcos Paulo Prado on Unsplash

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.