La relación de la música con las compras tiene mucho campo por estudiarse en el Neuromarketing, especialmente en el cambio de tendencias que se ha dado en los últimos años.

La música juega un papel importante en el día a día hay para todos los gustos y emociones, para muchos puede ser la manera de tratar de combatir el estrés, concentrarse o simplemente divertirse.

Son muchas las investigaciones que se han llevado a cabo para determinar cuál es la relación de la música con las compras, y recientemente el periódico español El Mundo entrevistó a expertos en el tema para poder conocer un poco más sobre “lo que suena de fondo cuando vas de compras”.

 

Expertos en el tema

El Mundo se puso en contacto con Carlos Neila, encargado del Music Lab de Telefónica On The Spot Services, una empresa líder en España y el mundo que se dedica a la digitalización de espacios físicos quien fue claro en decir cuál es su función y la de sus 100 music designers.

 

Te puede interesar: Neurocamp: Steve Keller la ciencia de elegir la música para campañas publicitarias

 

“A lo que nos dedicamos es a generar un ambiente más agradable para el público objetivo de nuestro cliente. Puede ser música dance a tope o chill out de fondo, lo que hay que conseguir es que las personas que entran en ese espacio se sientan cómodas el tiempo que decidan estar”, fue la explicación de Neila.

Junto a su equipo han personalizado un sinfín de PlayList con más de 500 o 600 canciones de acuerdo a las necesidad y pedidos de sus clientes.

 

Cambio de tendencias en la relación de la música con las compras

El escuchar fondos musicales en los centros comerciales, tiendas y restaurantes es cada vez más común, lo que ha cambiado es que ahora ya dejó de ser un tema de segundo plano y tiene más protagonismo, especialmente en las tiendas de ropa juvenil.

 

Lee también: Efectos de la música en el cerebro

 

“Conlleva cambios en los parámetros de audio: si antes se decía que la intensidad o el ritmo tenía que ser medio-bajo, ahora la norma es que sea medio-alto. Si una persona entra a Stradivarius o Bershka lo hace, además de para comprar, para escuchar música. Si suena un poco en la calle, mejor, porque funciona como un reclamo”, dijo a El Mundo Luis Díez Antolinos, jefe del departamento de Musicología de la Universidad Alfonso X El Sabio.

Una de las conclusiones principales de los estudios hechos es que la música de fondo puede influir en la decisión de compra del consumidor, y con seguridad seguirá siendo un tema de estudio en el Neuromarketing.

 

Temen influencia

Otra de las expertas consultadas por El Mundo, es la profesora de Neurología y Cognición musical en la Universidad de Granada y miembro de la Asociación Española de Psicología de la Música, Laura Herrera, que explicó que son varios los recursos que utiliza el Neuromarketing (registros psicofisiológicos, electroencefalografía, la resonancia magnética funcional, los movimientos oculares o las emociones faciales) para conocer la relación de la música con el marketing.

Uno de los puntos que destacó Herrera fue los resultados de una reciente investigación en restaurantes, en la que “la música ambiental con volumen bajo induce a la gente a consumir alimentos más saludables, mientras que el ambiente con volumen alto aumenta los niveles de excitación y la elección de alimentos pocos saludables”.

 

 

Herrera agrega que la música con alto volumen en las tiendas hace que sea más difícil poner atención a los precios y que se más fácil sumar artículos de compra que no estaban previstos, por lo que considera un riesgo que con el desarrollo de la tecnología los expertos manipulen este tipo de herramientas para beneficio de los grandes comercios y empresas.

Algo que para Antolinos y Neila ponen en duda, pues para que esto suceda es necesario conocer “la estructura cognitiva de las personas”, siendo información médica que todavía no está en poder los expertos.

 

¿Ha influido la música en tu compra? Cuéntanos tu experiencia.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.