Aplicar la ley del menor esfuerzo en estrategias de marketing ayuda a las empresas a llegar al consumidor de una manera más eficiente y a darles una mejor experiencia con la marca.

¿Alguna vez has querido comprar algún producto o servicio en línea pero luego de un par de minutos decidiste ya no hacerlo y salirte del sitio web porque era muy complicado de utilizar? Lo creas o no, esta reacción es usualmente la que más utilizamos no sólo ante esta situación sino ante otras donde debemos esforzarnos por obtener algo.

También puede interesarte leer: 4 Pasos del proceso de toma de decisiones del consumidor.

Al cerebro le gusta irse por la dirección más fácil cuando necesita realizar alguna acción o tomar una decisión. A esto se le conoce como «la ley del mínimo esfuerzo».

Cuando voy a comprar algo al supermercado busco que mi experiencia sea lo más práctica y placentera posible. Esto es algo que influye desde la cantidad de opciones que hayan de un producto hasta la percepción que tenga del precio del mismo.

Por ejemplo, algunas veces hay muchas opciones del mismo producto de diferentes marcas, o de la misma marca pero con diferentes presentaciones y características. Esto puede hacer que me sienta abrumada y decida irme por una opción más fácil o no comprar ninguna de ellas.

ley del menor esfuerzo en estrategias de marketing

¿Por qué? Porque simple y sencillamente, al cerebro a veces no le gusta tener que utilizar la razón para decisiones que deberían ser fáciles y rápidas.

¿Cómo aplicar la ley del mínimo esfuerzo en estrategias de marketing?

La ley del mínimo esfuerzo es algo que los estrategas de marketing deben tomar en cuenta al momento de diseñar sus productos y estrategias para llegar al consumidor. Según Popneuro, la mayor parte del tiempo la mayor parte del tiempo las estrategias de marketing hablan con el sistema predeterminado del consumidor: el Sistema 1, el que quiere realizar el mínimo esfuerzo posible.

La estrategia aquí es mantener las cosas en movimiento. Es por eso importante que las empresas prueben la facilidad y velocidad de sus mensajes, UX y los elementos de diseño minorista que aceleran a los consumidores a lo largo de su experiencia con la marca.

También puede interesarte leer: Compañías utilizan neurociencia para probar el diseño de los sitios web.

Gracias a estas acciones, los consumidores están felices de seguir la corriente a menos que se vean obligados a cambiar al sistema 2, donde deben utilizar procesos racionales de pensamiento. Por lo tanto, la segunda estrategia aquí es no interrumpir a los usuarios ni darles una razón para hacer una pausa. Es decir, buscar hacerlo más fácil y amigable para el mismo.

Al evaluar la forma en la que la empresa está transmitiendo su mensaje al consumidor, podrá llegar al sistema de toma de decisiones rápido del sistema 1 del mismo, lo cual lo invitará a interactuar con la marca y sus productos o servicios por más tiempo.

¿Qué piensas sobre utilizar la ley del menor esfuerzo en estrategias de marketing? ¿En qué otros ejemplos has visto que aplican este método?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.