Utilizar formas prácticas de aplicar el neuromarketing pueden ayudar a una empresa a tener mejores resultados en sus ventas. 

Todas las empresas están interesadas en crecer y aumentar sus ventas. Es por eso que con el paso del tiempo han ido aplicando diferentes estrategias para mejorar sus resultados en el mercado, entre las cuales se encuentra la aplicación del neuromarketing.

El neuromarketing está compuesto de diferentes estrategias y herramientas que tienen el objetivo de ayudar a realizar campañas más efectivas. Entre estas están el uso del eye-tracking, la aplicación de los colores más adecuados, y el diseño de empaques y de sitios web.

También puede interesarte leer: ¿Por qué necesitas incluir el neuromarketing en tus estrategias digitales?

Adicional a esto, hay otras prácticas que las empresas pueden llevar a cabo para atraer a los consumidores que desean e incentivarlos a completar una compra.

1. Evitar la parálisis de decisión

La frase «menos es más» es muy cierta para fines mercadológicos. Un estudio realizado por Columbia University reveló que tener muchas opciones es en realidad un disuasorio para los clientes ya que pueden llegar a sentirse abrumados y prefieren seguir su camino en lugar de detenerse a ver los productos.

2. Aversión a la pérdida

«Cómpralo antes de que se termine» son estrategias altamente efectivas ya que los seres humanos tienden a no querer perder una buena oportunidad. Es por eso que las ofertas por tiempo limitado son tan atractivas y mueven a los consumidores a realizar alguna compra.

También puede interesarte leer: La neurociencia del dolor: por qué es importante para el marketing.

3. Necesidad de conveniencia

Aunque a las personas les gusta sentirse seguras, hay algo que les llama la atención aún más: la facilidad o conveniencia de realizar las cosas. Cuando un producto o servicio comparte el mensaje de ser más rápido y eficiente se encuentra más propicio a ser adquirido por el consumidor.

4. El precio ideal

Neuroscience Marketing compartió la importancia de escoger el precio de un producto en base a las estrategias de marketing de una marca. En pocas palabras, si la idea es tener un enfoque emocional, divertido y fácil de procesar, lo mejor es utilizar precios redondos. Por otro lado, si el enfoque se basa más en los beneficios y características, entonces es buena idea mantenerse con precios precisos con decimales.

5. Ubicación del producto

Esta estrategia se utiliza mucho en los supermercados. Donde las marcas buscan asegurarse de que sus productos se mantengan a la altura de la vista de los consumidores, lo cual aumenta las probabilidades de que escojan sus productos en lugar de los de la competencia.

Estas son tan sólo algunas de las formas prácticas de aplicar el neuromarketing en las estrategias de una marca. Independientemente de cuál se escoja, todas tienen sus beneficios y pueden llevar a cambios positivos significativos para la misma.

¿Qué piensas sobre este tema? ¿En qué lugar has visto la aplicación de estas estrategias en un producto o servicio de una marca? ¿Cómo ha influenciado en tu decisión de compra?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.