Por qué el Día del Padre no recibe tanta atención como el Día de la Madre

Por qué el Día del Padre no recibe tanta atención como el Día de la Madre

¿Sabías que los consumidores destinan un presupuesto un tercio más elevado para comprar el regalo del Día de la Madre que el del Día del Padre?

Junio es el mes en el que más de 70 países celebran el Día del Padre. En Estados Unidos,  Reino Unido y casi toda la región de Latinoamérica, es el tercer domingo de junio (que en 2017 fue el domingo 18); en El Salvador y Guatemala el 17 de junio; y en Nicaragua el 23 de junio.

Y aunque existe una fecha formalmente establecida para celebrar a los papás, es evidente que no recibe tanta atención como el Día de la Madre, sobre todo en términos comerciales y de marketing.

La National Retail Federation (NRF), informa que en 2017 el presupuesto promedio programado por los consumidores para comprar un regalo del Día del Padre es de US$135. En total esto representará US$15.5 billones para el mercado estadounidense.

Si bien refleja un aumento respecto a los años anteriores (14.3 billones en el mercado y 113 por regalo en 2016; 12.7 billones en 2015), No se compara con los US$23.6 billones que fueron gastados para el Día de la Madre y el presupuesto de US$186 dólares destinado al obsequio para las mamás este mismo año. El regalo para mamá es cuesta un tercio más que el regalo para papá. ¿Por qué ocurre esto?

La figura de mamá tiene mayor peso social y emocional

No estamos diciendo que las mamás sean más importantes que los papás. De hecho, numerosos estudios dan cuenta de la importancia que tiene la figura paterna en el desarrollo emocional, social y psicológico.

Sin embargo, la percepción que tenemos de una figura y otra no necesariamente es la misma. Podría deberse en gran medida a los roles socialmente establecidos.

Por ejemplo, el estudio “Modern Parenthood”, elaborado por el Pew Research Center en 2013, señala que en promedio los padres ocupan 7 horas a la semana en el cuidado de los hijos. Aunque esto representa 2.5 más horas que las que utilizaban en 1965, es únicamente la mitad de las 14 horas que las madres destinan para la misma tarea.

El Dr. Lars Perner, un experto en psicología del consumidor de la Universidad del Sur de California, asegura que existe un pensamiento generalizado en el que creemos que las mamás merecen mejores regalos y que casi siempre son consideradas como las mayores contribuyentes a la vida hogareña. Esto podría ser resultado del hecho que pasamos más tiempo con mamá que con papá.

Y es que por siglos los roles sociales han destinado a las madres el cuidado del hogar y los hijos, y a los padres se les ha relegado al rol de proveedores materiales. Aunque en los últimos años se ha visto cambio de rumbo y a muchas familias rompiendo estereotipos, la transición es relativamente reciente.

No se trata solo de las madres, que además de ser amas de casa se integran a formalmente a la vida laboral y profesional, convirtiéndose también en proveedoras. Los padres también están interesados en participar más de la vida hogareña.

El estudio “The New Dad: caring, committed and conflicted” señala que un 6% de los padres en Estados Unidos han negociado horarios más flexibles de trabajo después del nacimiento de un hijo. Al mismo tiempo, un abrumador 75% de nuevos padres afirman que desearían tener más tiempo de licencia de paternidad para pasar con su bebé recién nacido.

 

Las temporadas en Estados Unidos marcan tendencias internacionales

En Estados Unidos el Día de la Madre fue formalmente instituido por el gobierno en 1913, mientras que el Día del Padre fue oficializado hasta 1972. La mayoría de países en la región de Latinoamérica adoptaron estas celebraciones después, generalmente utilizando las mismas fechas que Estados Unidos.

Así, se maneja otra teoría basada en las temporadas de ese país, en la que el Día de la Madre cae justo cuando los estudiantes están por salir de la escuela. También es el mejor momento de la primavera, cuando florecen la mayoría de las plantas, no es extraño que las flores sean uno de los regalos más populares.

Pero el Día del Padre es en la segunda mitad de junio, una época muy ocupada, es temporada de bodas y vacaciones familiares. Así el presupuesto y el calendario suelen estar más comprometidos

 

Comprar para papá es percibido como más difícil

En 2015, una encuesta realizada a más de 700 consumidores reflejó que más del 40% sentían que es un reto comprar un regalo para el Día del Padre, en comparación con el Día de la Madre.

Recordemos que el cerebro humano está programado para ahorrar energía, si la tarea de escoger un regalo para papá es percibida como difícil (aún si esto no necesariamente es real), evitará hacerlo.

Por ello muchas personas se conforman con una felicitación verbal, porque quieren hacer sentir bien a sus padres, pero no saben qué regalarles.

Sin embargo, año con año las personas cada vez aumentan su presupuesto para gastar en el Día del Padre, como mencionamos antes.

El experto en psicología del consumidor, Kit Yarrow, de la Universidad de Golden Gate en San Francisco, agrega que hoy los padres tienen relaciones más emocionales con sus hijos que en generaciones anteriores. Esto facilitará el proceso de escoger y comprar un regalo, a medida que los hijos lo conocen mejor.

Ante esto solo tengo un consejo que darte, deja de quebrarte la cabeza intentando adivinar qué quiere tu papá. Invítalo a tomar un café o a desayunar y pregúntale. Además de saber qué clase de regalo el gustaría, pasarán tiempo de calidad juntos, que probablemente para él sea una componente muy importante del regalo.

Sobre el Autor

Ivette Gonzalez

Comunicadora social, amante de la música, las letras y la cocina, sin importar el orden en el que aparezcan. Ávida de conocimiento y aprendiz permanente de la vida.

Suscríbete a Nuestras Actualizaciones

suscripcion-email-2

Estamos en Facebook

Sponsors

Banner Neuromarketing copia

Artículos Relacionados

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *