Select Page

Qué son los análisis de expresión facial y cómo funcionan

Qué son los análisis de expresión facial y cómo funcionan

análisis de expresión facial

Los análisis de expresión facial permiten codificar e interpretar los movimientos de los músculos del rostro, para dar a conocer las reacciones emocionales que se desencadenaron a nivel interno.

Las emociones son generalmente las que llevan el timón de nuestras vidas, desde allí tomamos la mayoría de las decisiones y determinan nuestra atención, memoria, percepción y la forma en la que nos relacionamos con nuestro entorno y con otras personas.

Una de las formas más fáciles para conocer lo que una persona siente es prestar atención a su rostro. La risa, el llanto, arrugar la nariz o fruncir el ceño, todo esto indica que la persona está sintiendo, que está reaccionando a un estímulo.

 

¿Qué son los análisis de expresión facial?

Las expresiones faciales son los cambios que ocurren en nuestro rostro, como respuesta a los estados emocionales internos. En este sentido, el análisis de expresión facial consiste en identificar eficientemente las expresiones faciales y su relación directa con las emociones.

Esto último es muy importante, porque no se trata únicamente de identificar una expresión facial específica, sino de poder realizar el correcto análisis que permita conocer qué emoción se desencadenó a nivel interno.

Existen expresiones faciales voluntarias e involuntarias. Las involuntarias son controladas desde el tallo cerebral, que controla las expresiones inconscientes y espontáneas. Por su parte, la corteza motora se encarga de las voluntarias, que es la parte del cerebro encargada de aquellos movimientos conscientes e intencionales. Es por eso que una sonrisa “falsa” es tan fácil de reconocer.

Uno de los primeros intentos para analizar las expresiones faciales se dio en 1978, cuando un equipo de tres científicos decidió registrar el movimiento de 20 puntos específicos en una secuencia de imágenes. Dieron a conocer los resultados en la publicación de ese mismo año, International Joint Conference on Pattern Recognition.

Desde entonces, la ciencia se ha esforzado mucho para hacer avances que le peritan automatizar este proceso. Se han desarrollado múltiples sistemas de computadora que buscan ayudarnos a comprender los gestos, esta forma de comunicación humana tan única.

Las expresiones faciales, además de denotar emociones, también son capaces de expresar intención, procesos cognitivos, esfuerzo físico y otros significados intra e inter personales.

 

Análisis de expresión facial al servicio del Neuromarketing y la neurociencia del consumidor

El análisis de expresión facial tiene múltiples campos de aplicación, desde investigación psicológica, pasando por la cirugía plástica, hasta llegar a la ingeniería y el diseño.

Respecto al campo del Neuromarketing y la neurociencia del consumidor, estos análisis son utilizados para evaluar las preferencias y ayudarnos a trazar líneas de comunicación persuasiva, elementos de gran importancia para una campaña de marketing exitosa.

Ya no es suficiente con preguntarle al consumidor lo que piensa, quiere o siente. En principio muchas veces no lo saben con certeza y luego es muy común que mientan, haciendo sumamente limitada la técnica del cuestionario tradicional.

Pero al utilizar un análisis de expresión facial, habiendo identificado plenamente que movimientos y reacciones corresponden a cada emoción, se tendrá una visión más clara de las respuestas emocionales del consumidor. Basándose en estos análisis los productos pueden ser mejorados y optimizados para el segmento del mercado al que se dirigen.

 

Cómo funcionan los análisis de expresión facial

Existen múltiples técnicas para recolectar las expresiones faciales para su análisis. Entre éstas se encuentra la electromiografía facial, el sistema de codificación de la acción facial y el análisis de expresión facial automático.

 

Electromiografía facial:

Este es un sistema que utiliza electrodos que se adhieren a la piel, para detectar y amplificar los pequeños impulsos eléctricos generados por la actividad de los músculos faciales que rodean la ceja, los pómulos y la boca.

Esta técnica no es invasiva y es capaz de brindar resultados precisos. Si bien no es invasiva, sí que es intrusiva, porque requiere del uso de electrodos y cables, arriesgando a que la incomodidad que pueda causar impacte en los resultados.

 

Sistema de codificación de la acción facial:

Desarrollado por Paul Ekman, es un sistema estandarizado de clasificación de las expresiones faciales basándose en características anatómicas.

Se entrena a personas que se encargan de la codificación de las expresiones, es decir en los cambios visuales que ocurren en el tejido del rostro. Estas personas reportan la ocurrencia de determinadas expresiones en combinación con unos complementos elementales llamados Unidades de Acción (Action Units).

Cada una de estas Unidades de Acción está asociada a un músculo facial específico. Aunque durante el proceso recolección de las expresiones no se da el análisis, sino hasta durante la fase de procesamiento.

Este sistema no es intrusivo, es confiable y objetivo. La desventaja de este método es que se requiere de la atención minuciosa del experto capacitado, haciendo que requiera de mucho tiempo, sea muy intensa y costosa.

 

Análisis de expresión facial automático:

Se refiere específicamente a aquellos que son computarizados. Hay algoritmos que instantáneamente detectan los rostros, codifican sus expresiones y reconocen el estado emocional.

Para esto utilizan cámaras digitales conectadas a una computadora, teléfono inteligente o cualquier otro dispositivo móvil. Con éstas se capturan videos del rostro de los sujetos de estudio, mientras son expuestos a distintos estímulos y sus expresiones se desarrollan.

Todo sucede en tres etapas:

  • La detección del rostro
  • La detección y registro de las características y puntos clave del rostro
  • La clasificación de las emociones y expresiones

Este método tampoco es intrusivo y puede brindar resultados sumamente precisos. Comparada con las otras dos técnicas, ésta no requiere de equipos demasiado costosos y especializados.

Sobre el Autor

Ivette Gonzalez

Comunicadora social, amante de la música, las letras y la cocina, sin importar el orden en el que aparezcan. Ávida de conocimiento y aprendiz permanente de la vida.

Suscríbete a Nuestras Actualizaciones

suscripcion-email-2

Estamos en Facebook

Sponsors

Banner Neuromarketing copia

Artículos Relacionados

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *