Select Page

El placer de catar: Neuromarketing en bebidas

El placer de catar: Neuromarketing en bebidas

Neuromarketing bebidas - vinos

 

¿Qué ocurre en el cerebro y en los sentidos cuando asistimos a una cata de vinos o de cervezas? La neurociencia también hace su parte en las catas y experiencias in situ.

El Neuromarketing busca explorar los niveles de atención, memoria y emoción de los consumidores al recibir estímulos de una marca.

Pero cuando el estímulo es captado desde una de las acciones favoritas del consumidor, como es una cata, una experiencia en el momento, la forma de activar los sentidos varía según la bebida, a saber:

Cata de Vino

El desarrollo y lanzamiento al mercado de un nuevo vino se centra principalmente en las cualidades y preferencias de catadores expertos. Pero, ¿Tienen estos expertos las mismas percepciones del nuevo producto que el público objetivo del mismo? La respuesta es… no.

La experiencia previa y el estado emocional del consumidor sobre el nuevo producto influyen de manera muy notoria en la percepción de los sabores, el placer percibido y su valoración final, así como en su posible decisión de compra.

Al carecer de conocimientos específicos sobre el tema vinícola, la elección se fundamenta en la atención, conexión y sensación que genere el mismo cerebro ante los elementos visuales presentes en el producto y su empaque. Lo anterior, porque, si a empaques nos referimos, existe una predilección clara y fija de los jóvenes por etiquetas frescas, modernas, originales y de estilo minimalista.

Las condiciones ambientales, la temperatura a la que se sirven los vinos, o el tiempo de oxigenación (los vinos más complejos deberían ser descorchados con bastante más antelación puesto que necesitan mucho más tiempo para expresarse y alcanzar su plenitud) también influyen.

A lo anterior hay que añadir la preparación de los catadores, los gustos personales e incluso el día de la semana, porque son variables difícilmente controlables que influyen en la percepción y gusto del consumidor al momento de consumir un vino por primera vez.

Cata de Cerveza

Investigadores de la Escuela de Medicina Universitaria de Indiana han demostrado que el sabor de la cerveza estimula la liberación de dopamina en el cerebro, es decir, aumenta el entusiasmo y las ganas de beber.

 

El estudio

Durante el trabajo de campo, al mismo tiempo que los 49 sujetos voluntarios del estudio degustaban diferentes tipos de bebida en cantidades de 15 mililitros durante un cuarto de hora -entre las que se encontraba la cerveza, el agua o ciertas bebidas energéticas-, los investigadores realizaron diversos escáneres y pruebas en los cerebros de cada uno de ellos.

Los resultados que arrojó este modo de proceder fueron sorprendentes: los investigadores de la Universidad de Indiana no sólo llegaron a la conclusión de que el sabor de la cerveza estimula las ganas de beber alcohol y la liberación de dopamina, la sustancia química que promueve la excitación, sino que además se percataron de que ese efecto es más intenso en aquellas personas que poseen antecedentes familiares de alcoholismo.

La cantidad tan pequeña de cerveza ingerida durante la investigación no tendría efectos tóxicos en el cuerpo según los investigadores, razón por la que se descartó de inmediato que esa estimulación de la dopamina pudiera haber sido provocada por el alcohol.

 


Estudio proporcionado por Marketing4Food

Sobre el Autor

Pamela Laines

Community Manager viviendo de la filosofía del: "Find a muse, be amused and as simple as that, become a muse"

Suscríbete a Nuestras Actualizaciones

suscripcion-email-2

Estamos en Facebook

Sponsors

Banner Neuromarketing copia

Artículos Relacionados

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *