¿A qué huele tu marca? Olfato en el Neuromarketing

Olfato-en-el-Neuromarketing
Un aroma puede llamar la atención hacia un producto, expresar una idea, realzar un ambiente, pero sobre todo,  crear una experiencia distintiva que obliga al cliente a recordar una marca a través de un odotipo.

Quien no recuerda la fragancia de una crema solar con el verano o el  olor de café con una tienda Starbucks. Cada uno de estos olores es lo que se conoce como odotipo, es decir, un logo olfativo que identifica a una marca con una fragancia específica y representativa.

Los aromas son invasivos y siempre se instalan en nuestra memoria, el olfato es capaz de distinguir entre 10 mil aromas diferentes. Se ha comprobado que los olores influencian el comportamiento del consumidor, no en forma intelectual, sino emocional, pues, siempre evocan imágenes mentales que a su vez,  provocan reacciones o comportamientos.

El Aromarketing ha desarrollado dos tipos de aromas, el identificativo y el asociativo. El primero provoca que el cliente identifique un olor con una marca y el segundo que lo relacione con el logo o imagen de ella.

Cuando tienes un odotipo traes beneficios perceptibles a tu marca, los cuales logras efectos como:

  • Transmitir los valores de la marca, por ejemplo, confianza, calidad, servicio etc.,
  • Reducir el estrés o la ansiedad, un aroma puede provocar tranquilidad, alegría, placer entre otros.
  • Provocar que el cliente se enfoque en el producto, él no solo desea oler, sino hacer tangible su experiencia con ese aroma.

¿Cómo puedo crear mi odotipo?

No pienses que un odotipo es solo perfumar algo o un ambiente, sino involucra más. Para ello toma en cuenta lo siguiente:

  • Desarrollarlo puede tomar meses de análisis y estudio. Pero esto garantizará que tu odotipo sea identificativo y el asociativo con tu marca.
  • El nivel cultural, los olores son percibidos de distinta manera según el lugar de procedencia del cliente.
  • No hay un aroma para todos, cada olor se percibe de diferente manera si se es hombre o mujer, según el país, la edad o experiencias del cliente. Por ello, es imposible crear  una fragancia que transmita el mismo mensaje a todos.

Finalmente, los últimos estudios han comprobado que un cliente recuerda el uno por ciento de lo que toca, el dos  de lo que oye, el 15 de lo que ve y un 30 de lo que huele.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *