Select Page

Neuromarketing como ingrediente secreto de los restaurantes

Neuromarketing como ingrediente secreto de los restaurantes

Conoce un conjunto de herramientas útiles para incrementar las ventas en tu restaurante, utilizando el neuromarketing como ingrediente secreto.

Comprender el funcionamiento del cerebro humano y su relación con el comportamiento, ha servido por varios años ya a los expertos en marketing para mejorar la imagen de las marcas, potenciar las ventas y desarrollar productos que se desempeñen mejor en el mercado.

Los restaurantes no son ajenos a aplicar técnicas de neuromarketing en múltiples áreas y componentes: desde la creación de un ambiente propicio, que combine con el concepto del lugar (decorado, iluminación, paleta de colores, música, etc.), hasta llegar al menú (el orden de los platos, precios, nombres, descripciones, etc.).

Comer-en-restaurantes-embarazada_reference

 

El ambiente del restaurante

En los restaurantes el manipular el ambiente puede modificar el estado de ánimo de los comensales.

Te recomendamos leer: ¿Es posible diseñar el estado de ánimo con Neuromarketing?

¿A qué huele el salón cuando entran tus clientes? Si hay demasiados olores muy fuertes mezclados resultará abrumador, pero tampoco querrás que huela a desinfectante de pisos, porque suprimirá el apetito.

¿Quieres que tus comensales se queden más tiempo? Iluminación cálida y tenue, acompañada de música suave y una temperatura agradable harán el truco. ¿Prefieres que se vayan rápido y mantener una rotación de mesas constante? Baja un par de grados la temperatura del aire acondicionado, pon música de ritmos rápidos a mayor volumen y mantén todo muy iluminado, preferiblemente con luz azul.

Recuerda que el ambiente es una experiencia multisensorial, que debe abarcar la mayor cantidad de sentidos posibles. La cereza del pastel será el sentido del gusto, cuando prueben la comida que sirves.

 

El menú

Este es probablemente uno de los elementos comunes a los restaurantes a los que más vale la pena prestar atención. Hay múltiples estudios y publicaciones que hacen referencia a su diseño, utilizando principios de psicología y neuromarketing.

Vale la pena destacar es que el menú es una herramienta de marketing y ventas y debemos utilizarlo como tal. Allí podemos fácilmente darle la ventaja a los platillos más rentables. Necesita ser de fácil lectura, porque los clientes no la leen completa, hacen más una especie de escaneo.

Por supuesto, el menú debe reflejar el concepto del restaurante. Si no tienes claro este concepto, o no sabes cuáles son tus platillos más rentables y cuáles más populares, no tendrás la materia prima indispensable para diseñar un menú eficiente.

Así que lo primero que debes hacer es conocer bien tu negocio. Una vez tengas ese conocimiento, puedes aplicar algunos de estos elementos que aparecen en común en los estudios y publicaciones que te mencionaba:

  • Usa el color a tu favor: cuando algo aparece en verde es generalmente asociado a alimentos frescos, el naranja estimula el apetito, el amarillo se utiliza para captar la atención y el rojo se usa para motivar a la acción, para que compremos el platillo de mayor precio, por ejemplo.
  • El platillo señuelo: cuando lo primero que ve un comensal es un platillo ligeramente más caro que el resto, los demás parecerán más asequibles en comparación, hasta pueden dar la impresión que algunos son una ganga.
  • Escaneo subconsciente: las personas tendemos a escoger los primeros dos platillos de una lista en el menú, así que vale la pena utilizar estos puestos para colocar los platillos que dejan un mayor margen de ganancia. El tercer platillo con mayor margen de ganancia puede ponerse hasta abajo de la lista, porque es la siguiente opción más escogida.
  • Sin símbolo de moneda: comprar duele, por eso en el menú es mejor no utilizar el símbolo de moneda antes del precio, sino los números solos, para que las personas no hagan la relación entre lo que ven y su billetera.
  • Eliminar la columna de precios: al colocar una columna con los precios las personas escanean rápidamente la columna y tienden a pedir lo más barato, por lo tanto a gastar menos. Es mejor que los precios estén al final de la descripción y no sea tan fácil identificarlos todos en una sola mirada.
  • Usar descripciones: los platillos que tienen descripciones más detalladas incrementan las posibilidades de ser escogidos, hasta en un 27%.
  • Limitar las opciones: si le das al comensal una lista tan larga de opciones que parece interminable, se sentirá abrumado y no podrá decidir. Es mejor hacer listas que contengan alrededor de 7 opciones en cada sección, suficientes para sentir que hay variedad, sin ser demasiadas para ofuscar.

 

¿De qué otra forma aprovecharías el Neuromarketing para tu restaurante? ¿Qué técnicas has aplicado que te hayan dado los mejores resultados?

 

Sobre el Autor

Ivette Gonzalez

Comunicadora social, amante de la música, las letras y la cocina, sin importar el orden en el que aparezcan. Ávida de conocimiento y aprendiz permanente de la vida.

Suscríbete a Nuestras Actualizaciones

suscripcion-email-2

Estamos en Facebook

Sponsors

Banner Neuromarketing copia

Artículos Relacionados

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *